ASIDONIUM

Mis poemas - www.alfonsosaborido.es - Twitter: @asaborido

Tus manos.

Tus manos.
¡Tus manos que me acariciaron!
Y hoy se pasean sobre mí
como en un campo de batalla.
¡Qué dulce gas te ensañó por dentro
para matar al dulce príncipe de los efebos!
¡Qué seismo tembló tu cuerpo
para parar para siempre tus palabras
y convertirte en la huella del silencio!
Silencio. Silencio. Silencio.
Ni me miras. Ni me miras.
Hasta que me ves
¡y estalla!
La ira.
Gana la ira.
Y tus manos caen sobre mí,
otra vez en mi cuerpo,
Tu campo de batalla.

0 comentarios:

Publicar un comentario