ASIDONIUM

Mis poemas - www.alfonsosaborido.es - Twitter: @asaborido

Faro de vida.

La escarcha caía sobre la hierba a pesar de ser verano.
Tú venías somnoliento, como casi todas las tardes.
Tu mente dormida, tu vida quieta,
esperando quizás que la chicharra te despertara
de esa vagueza cobarde de enfrentar la vida.
Así estuviste, quieto y amordazado,
durante treinta años
treinta largos años.
Observando el horizonte,
viendo el mar extenso,
luchando por adivinar,
cuál era el origen del faro
que intuías.
Hasta que llegó la luz,
en rágafas y bordo de un velero.
Del barco que no me esperabas
ya que llegara.
Sentiste el calor marinero
que te recordó tus noches de la 2.
Querelle. Querelle.
La orilla se agitó con sus pasos,
y los pies mojados,
ahora, ya, con humedad,
no tenían escarcha.
Se hizo la luz.
Te dieron la mano
y comenzaste a andar.
La vida había empezado.

0 comentarios:

Publicar un comentario